Jesulín está “tranquilo” con la ausencia de Belén Esteban en TV

Desde que Sálvame fuera cancelado, y descontando el reality Sálvese quien pueda para Netflix, la presencia de Belén Esteban en televisión está siendo marginal por primera vez en cerca de 20 años. Sus apariciones se han limitado a la promoción del citado formato viajero para streaming y de sus propios negocios. Nada que ver con los tiempos en los que generaba contenido casi a diario. A esto se han referido en TVE, donde han hablado del impacto que está teniendo la ausencia de la “princesa del pueblo” en algunos de sus, por así llamarlos, enemigos.

Mañaneros ha abordado el cambio de actitud de que hacían gala María José Campanario y Jesulín de Ubrique, ahora más activos y expuestos en redes sociales. Jaime Cantizano daba paso a Pepa Jiménez, para que hablara de los motivos para que el matrimonio hayan pasado “de blindar sus redes sociales a mostrar su vida familiar”: “Están más enamorados que nunca”, afirmaba la periodista.

Esto permitía dar pie a que Cantizano hablara de cómo había afectado la actividad televisiva de Esteban en el matrimonio, así como la propia imagen pública con las revelaciones más o menos periódicas de la enturbiada relación del torero con la tertuliana. “Todo el mundo lo sabe en este país, todos estos años, con la presencia mediática de Belén Esteban”.

“Ahí está la clave”, indicaban al unísono en la mesa de crónica social, con María Eugenia Yagüe calificando como “de mosca cojonera” la actitud de Esteban en medios. “Ahora que esa presencia es inexistente María José está tranquila. Jesulín está tranquilo”, prosiguió Jiménez, que añadió: “Es el Jesulín de hace 23 años”, enfatizó, hablando del proyecto que el diestro tiene previsto realizar sobre su vida, tal y como él mismo anunció en 2022.

Lo que no hubiera pasado “si Belén siguiera en su antiguo puesto”

Cantizano pasó a preguntar al resto de contertulios si, igual que Jiménez, considera que viven “más tranquilo”: “Jamás se hubieran abierto en redes sociales si Belén siguiera en su antiguo puesto de trabajo, ni si aquel programa estuviera en marcha. Con esas fotografías se iban a montar un programa”, aportaba Diego Reinares, sin mencionar nunca el nombre del formato, del que han recibido a dos colaboradoras en su equipo: Terelu Campos y Lydia Lozano.

Yagüe, por su lado, también ha defendido el vínculo del matador con Andrea Janeiro, la hija que tuvieron en común Belén Esteban y él, y defendió que “no ha sido tan mal padre” como se ha dado a entender, señalando la “educación y discreción” de la ya adolescente para no hacer públicos su contacto. Incluso ha defendido la distancia que tomó Jesulín con su hija: “Es el peaje de un divorcio”. “Viviendo lejos y si no tienes la facilidad de una de las partes, es complicado, digo yo”, añadía Jiménez.